Lord Tennyson - Lágrimas, vanas lágrimas



Lágrimas, vanas lágrimas, no sé lo que significan,
lágrimas que de lo profundo de alguna divina desesperación
surgen en el corazón y asoman a los ojos
al contemplar los felices campos de otoño
pensando en los días que ya no son.

Frescos como el primer rayo que brilla sobre una barca
que trae a nuestros amigos de vuelta del mundo inferior,
tristes como el último que resplandece rojo sobre otra
que se hunde en el abismo con todo cuanto amamos:
así de tristes, así de frescos, los días que ya no son.

¡Ah!, tan tristes y extraños como, en oscuras auroras estivales,
suena el primer trino de las aves aún adormiladas
a los oídos de un moribundo, cuando a sus agonizantes ojos
la ventana se define muy lentamente en un cuadrado luminoso:
así de tristes, así de extraños, los días que ya no son.

Caros como besos recordados tras la muerte,
y dulces como los imaginados por una fantasía sin esperanzas
sobre labios que son para otros; profundos como el amor,
profundos como un primer amor, y locos de arrepentimiento,
¡oh, Muerte en Vida!, los días que ya no son...


Traducción de E. Ehrendost.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario