P. B. Shelley - Líneas



                                        I
   La fría tierra se durmió debajo,
         arriba el frío cielo brilló,
y por todo alrededor, con un escalofriante sonido,
   desde cuevas de hielo y campos de nieve,
   el aliento de la noche como la muerte fluyó
         bajo una luna descendente.

                                        II
   Los invernales cercados eran negros,
         el verde pasto no se veía,
las aves descansaban sobre el seno del desnudo espino
   cuyas raíces, a un lado de la huella del camino,
   habían unido sus partes por sobre varias grietas
         que la helada había producido entre ellas.

                                        III
   Tus ojos brillaban bajo la claridad
         de la agonizante luz lunar;
así como las luces de un pantano sobre un perezoso arroyo
   resplandecen tenuemente, así la luna allí brillaba,
   y volvía amarillas las hebras de tu negro cabello,
         que bajo el viento nocturno se agitaba.

                                        IV
   La luna hizo a tus labios palidecer, amada,
         el viento hizo que tu pecho se enfriara,
la noche derramó sobre tu querida cabeza
   su helado rocío, y tú sólo yacías
   allí donde el amargo aliento del desnudo cielo
         a voluntad visitarte podía.


Traducción de E. Ehrendost.


Próximamente en Editorial Alastor:




No hay comentarios.:

Publicar un comentario