Johann Wolfgang von Goethe - Soledad



Aquel que a la soledad se entrega,
¡ay!, muy pronto solo queda;
todos viven, todos aman,
y su dolor a él le dejan.
¡Sí, me dejan mi tormento!
Mas si tan sólo por una vez
me encontrara yo realmente solo,
entonces, entonces no lo estaría ya del todo.

El amante se desliza intentando escuchar
si sola su amada se encuentra ya;
del mismo modo, ya de noche o de día,
se desliza a mi soledad la pena,
se arrastra a mi soledad la desdicha.
¡Ay!, si tan sólo por una primera vez
en la tumba logro yo solo estar,
entonces, entonces me habrán dejado de verdad.


Traducción de E. Ehrendost.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario